Ante la llegada de miles de migrantes centroamericanos a la capital del Estado en el transcurso de los últimos días, autoridades migratorias de ambos países han reforzado la seguridad del cruce fronterizo que divide a las ciudades de Mexicali y Calexico.

Durante la mañana de este lunes, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) efectuó un operativo en el cual, además de incrementar el número de agentes en la frontera, se llevó a cabo la colocación de varios metros de alambres de púas el cruce de la Garita Oeste.

Esto provocó retrasos en las filas peatonales y vehiculares para cruzar hacia Estados Unidos, donde se reportaron tiempos de espera de tres horas o más, inclusive en horarios de menor afluencia de usuarios.

Hasta el momento no se tiene contemplado el cierre total o parcial en las garitas en Mexicali, tal y como ocurriese este mismo lunes en el puerto fronterizo de Tijuana y San Ysidro, donde se realizó el cierre temporal de éste como parte de del mismo operativo para reforzar su seguridad y vigilancia.

Mientras tanto en el lado mexicano se pudo observar de igual forma una mayor presencia de agentes de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración a fin de evitar el ingreso ilegal de migrantes al vecino país del norte.