SANTA CLARITA, California.- Dos estudiantes murieron cuando un compañero de clase de 16 años sacó una pistola de su mochila y abrió fuego el jueves por la mañana en una escuela preparatoria en Santa Clarita.

La policía y los bomberos respondieron alrededor de las 7:30 am a la escuela Saugus, a unas 40 millas al norte de Los Ángeles, seguidos por padres ansiosos que habían escuchado informes de un tirador en el campus.

Los estudiantes fallecidos fueron identificados como un niño de 14 años y una niña de 16 años. Otras tres víctimas permanecieron hospitalizadas.

Villanueva dijo que el tirador de 16 años, que usó una pistola semiautomática calibre .45 para disparar a sus compañeros de clase y luego a sí mismo, fue transportado a un hospital en estado grave. Se disparó en la cabeza, dijo Villanueva.

Varias fuentes policiales dijeron a NBC4 que el tirador ha muerto.

Más tarde fue identificado como Nathaniel Tennosuke Berhow. Originalmente fue descrito como un niño de 15 años, pero luego se reveló que el tiroteo ocurrió el jueves en su cumpleaños.

Las autoridades dijeron en una conferencia de prensa que el tirador fue capturado por la cámara metiendo la mano en una mochila, disparando a cinco estudiantes y luego disparándose a sí mismo.

Cuando los primeros en responder convergieron en el patio exterior de la escuela, encontraron varios estudiantes heridos, incluido el presunto tirador. Todos fueron recogidos y transportados al hospital en el caos de la situación.

El jefe de bomberos del condado de Los Ángeles, Daryl Osby, dijo que las autoridades descubrieron a seis personas heridas que sufrieron heridas de bala; el más crítico fue un disparo en la cabeza, otro en un paro cardíaco.

Las víctimas eran todos estudiantes de Saugus, según los funcionarios. Dos de ellos, una niña de 16 años y un niño de 14 años, murieron más tarde en el hospital. Las otras víctimas heridas fueron descritas como una niña de 14 años, una niña de 15 años y otro niño de 14 años, el Capitán. Kent Wegener, de la oficina de homicidios del Sheriff, dijo.

El arma que usó el tirador fue recuperada en la escena. No le quedaban rondas, dijo Wegener.