CIUDAD DE MÉXICO.- A sólo 10 días de que empiece formalmente la LXIV Legislatura, la nueva dinámica de austeridad del Senado incluyó la venta de todos los automóviles que tienen sus órganos de gobierno, grupos parlamentarios y comisiones, entre ellos la conocida camioneta de casi un millón de pesos que el Senado compró a petición del panista Jorge Luis Preciado, cuando presidió la Junta de Coordinación Política.

La información proporcionada en exclusiva a Excélsior establece que se lanzarán las subastas, con preferencia a que las unidades sean compradas por los propios trabajadores del Senado, y una vez concluida esa etapa se abrirá al mejor postor en general.

El Senado calcula obtener al menos tres millones de pesos por la venta de 95 unidades, entre sedán y camionetas, pues se quedará con una decena para la movilidad de visitantes extranjeros y para el transporte de mercancías.

Este diario reveló la semana pasada la cancelación de 50 millones 176 mil pesos que ya están asignados para que los 128 nuevos senadores recibieran sólo durante la primera semana de septiembre, 392 mil pesos, para que de ese monto destinen 250 mil pesos para la compra de un automóvil; 25 mil pesos para una computadora personal y 117 mil pesos para el pago de su equipo de asesores, denominado Apoyo Legislativo.

De acuerdo con la relación de bienes, el Senado tiene un patrimonio de 35 millones 41 mil pesos invertido en 128 camionetas, automóviles y motocicletas.

De ellos, 74 son automóviles sedán, con valor de 18 millones 793 mil 890.53 pesos; 31 camionetas, con valor de 12 millones 902 mil 862.23 pesos y 23 motocicletas, con valor de tres millones 344 mil 706.97 pesos.

Esta relación muestra que la camioneta comprada a petición del panista Jorge Luis Preciado, cuando fue el presidente de la Junta de Coordinación Política, se mantiene como la más cara, porque costó 894 mil 899.99 pesos y está asignada a la Junta de Coordinación Política, por lo que iba a estar a la disposición de Ricardo Monreal Ávila, próximo presidente de ese órgano colegiado de gobierno.

La segunda unidad más cara es una ambulancia, que costó 745 mil 999 pesos y la tercera más cara es también una camioneta de pasajeros, que tiene un valor de 718 mil 900 pesos; en contraste, la unidad más barata que tiene el Senado es una ambulancia, que tiene un valor de factura de 56 mil pesos.

Sin embargo, la decisión asumida ya es que el Senado venderá toda esta flotilla de automóviles sedán y la mayoría de las camionetas, sobre todo las más caras, y se quedará sólo con un máximo de 10 unidades; unas que se utilizan para servicios médicos y para el transporte de materiales, así como para trasladar a legisladores y diplomáticos extranjeros que participan de visitas oficiales o en foros internacionales que organiza el propio Senado y que requieren de medidas de seguridad y protección para su movilidad.

Se trata de unidades que tienen antigüedad de dos hasta 10 años y han sido sometidas a un uso constante y “rudo”, por lo que sus precios no son tan elevados como si se tratara de un lugar de venta de autos usados.