El presidente Jair Bolsonaro aseguró que siempre soñó con “liberar” a Brasil de la “nefasta ideología de izquierda” y agradeció la inspiración que recibió del escritor Olavo de Carvalho, el “gurú” de la derecha brasileña. Además consideró que Venezuela “debe ser liberada” para lo que se cuenta con el apoyo de Estados Unidos, país al que, junto con Canadá, Australia y Japón, exentó los visados para visitar la nación sudamericana.

“Yo siempre soñé liberar a Brasil de la nefasta ideología de izquierda”, dijo, según un video divulgado ayer en Twitter por su hijo, el diputado federal Eduardo Bolsonaro.

El líder brasileño se encuentra desde el domingo en Estados Unidos, donde hoy se reunirá con su homólogo Donald Trump para tratar, entre otros temas, la crisis en Venezuela. “Debemos resolver el problema de nuestra Venezuela. Venezuela no puede seguir así. Deben ser liberados. Y obviamente creemos y contamos con el apoyo de Estados Unidos para lograr este objetivo”, dijo en un discurso ante la Cámara de Comercio.

Bolsonaro, quien sobrevivió a un atentado durante la campaña electoral, agradeció a Dios por iluminarlo mientras “Brasil se encaminaba hacia el socialismo, hacia el comunismo”. “Si eso no ocurrió fue gracias a dos milagros: haber sobrevivido a una puñalada en el abdomen, y haber ganado la elección”, dijo, afirmando que se propone “deshacer” el legado de gobiernos anteriores.

“Brasil no es un terreno abierto donde pretendemos construir cosas para nuestro pueblo. Tenemos que deshacer muchas cosas, para después empezar a hacer”, enfatizó durante una cena en la embajada brasileña en Washington a la que asistieron el propio De Carvalho y Steve Bannon, el ultraderechista exasesor del presidente Trump.

Fuera de la agenda que tenía prevista en la capital estadounidense, el presidente brasileño se reunió con autoridades de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), para tratar estrategias contra el crimen organizado y el narcotráfico.

Bolsonaro rompió, además, la tradición de los mandatarios brasileños de realizar su primer viaje al extranjero a Argentina, lo hizo a Estados Unidos, un gesto que Trump correspondió alojándolo en Blair House, la residencia oficial para huéspedes situada frente a la Casa Blanca.

“Brasil y Estados Unidos juntos asustan a los defensores del atraso y de la tiranía alrededor del mundo. ¿Quiénes tienen miedo de alianzas con un país libre y próspero? ¡Es lo que hemos venido a buscar!”, dijo Bolsonaro en un tuit a su llegada a la Unión Americana.

“Por primera vez en mucho tiempo, un presidente brasileño que no es antiamericano llega a Washington. Es el comienzo de una alianza por la libertad y la prosperidad”, agregó Bolsonaro a quien tras su triunfo, con más del 50 por ciento de los votos, se le empezó a llamar en la prensa el “Trump de los trópicos”.