Con cerca de 150 arrestos Sri Lanka cumple una semana de los brutales atentados que mataron a 253 personas e hirieron a otras 500 durante el Domingo de Resurrección, mientras las minorías cristianas rezan desde casa por temor a nuevos ataques.

El padre y dos hermanos del presunto cerebro de los atentados, Mohamed Zahran Hashim, figuran entre los 15 fallecidos en una operación de las fuerzas de seguridad llevada a cabo el viernes pasado en el oriente del país, confirmó la policía.

Los muertos fueron identificados como los hermanos Zainee y Rilwan Hashim y su padre, Mohamed Hashim, quienes aparecieron en un video en el que llamaban a la “guerra total” contra “los infieles”, justo antes de suicidarse, según un oficial de la policía, citado por el rotativo de Sri Lanka The Daily Mirror.

La policía también confirmó los arrestos de la esposa y la hija de Zahran, el presunto organizador de los ataques, que se inmoló en la explosión de uno de los tres hoteles de lujo que, junto a tres iglesias, fueron atacados el pasado domingo.

Zahran fue identificado como el líder del National Thowheed Jamath (NTJ) que, junto al Jammiyathul Millathu Ibrahim (JMI), es el movimiento extremista al que las autoridades han atribuido la responsabilidad de la serie de ataques cometidos casi simultáneamente.

El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, dijo que “muchos de los responsables de los atentados han sido arrestados o están muertos”.

El departamento norteamericano de Estado recomendó a sus ciudadanos “reconsiderar” sus planes de viaje a Sri Lanka debido a la amenaza terrorista, que aún se vive en esa isla.