En su primera aparición pública desde que fuera encarcelada hace cinco años, la maestra Elba Esther Gordillo se dijo víctima de una persecución política.

Al mostrar la resolución judicial que la exoneraba de enriquecimiento ilícito y defraudación fiscal, la exdirigente sindical señaló que era libre y que la reforma educativa se ha derrumbado.

Dijo que no sufrió sola durante el tiempo que estuvo en la prisión, sino que también sufrieron los “maestros y maestras”, que fueron traicionados por quienes apoyaron la reforma educativa.

Agradeció la solidaridad y llamó a los maestros a trabajar por el bien de la patria, “sin rencores”.