Por Eliott Valdez Montaño

Solamente uno de cada diez aspirantes a formar parte de las corporaciones policíacas municipal, estatal o ministerial logran pasar las pruebas de control y confianza, por lo que al final el número de integrantes se reduce, comentó Brenda Valdez Jaramillo, directora del Centro de Evaluación y Control de Confianza del Estado, conocido también como C3.

Comentó que las pruebas que se realizan son intensivas, porque se busca que las fuerzas de seguridad estén integradas por personas que cumplan con los perfiles más altos en materia policial.

Entre las evaluaciones que se aplican se encuentran la física y psicológica, en donde se revisa el estado de salud y emocional del aspirante o miembro en activo, principalmente por la característica del trabajo a realizar, en el que se destaca el manejo de armas de fuego y de control ante diversas situaciones.

Así mismo, se valora la condición socioeconómica, es decir, que exista equilibrio entre los ingresos que recibe y la forma en que los gasta, a partir de su patrimonio, con el objetivo de despertar sospechas en torno a posible enriquecimiento ilícito o incluso involucramiento con actividades delictivas.

Valdez Jaramillo señaló que el C3 remite los resultados de las evaluaciones a las corporaciones policíacas, quienes se encargan de tomar las acciones conducentes a sancionar o retirar del servicio a los agentes que no cumplan con las pruebas que se aplican cada tres años, en el caso de personal en activo.

En el caso de la Policía Municipal de Mexicali, 185 elementos no aprobaron los exámenes de control y confianza, de los cuáles 69 fueron dados de baja por la comisión de Desarrollo Policial de la corporación.

“El C3 jurídicamente no cuenta con la facultad de intervenir en la investigación administrativa, ya será la corporación dentro de su Sindicatura realizará la revisión correspondiente que al final derivaría con un resultado, de encontrarse los elementos necesarios, de depurar al elemento”