La esgrimista Paola Pliego anunció este miércoles que dejará de representar a México al señalar que fue víctima de la corrupción que encabeza Carlos Padilla, titular del Comité Olímpico Mexicano.

“Sin importar mis esfuerzos y resultados, fui víctima de la corrupción; de los dirigentes deportivos; y, de sus intereses personales”, indicó la deportista en una carta publicada a través de su cuenta de Twitter.

Pliego se naturalizó con la nacionalidad de Uzbekistán para representar a este país, de acuerdo con ESPN.

Agregó que ingenuamente pensó que a Carlos Padilla le interesaba el deporte y que amaba a México, pero descubrió que este es cómplice de actos graves de corrupción.

“Eres la cabeza de la corrupción en el deporte mexicano junto con sus federaciones. Eres cómplice de actos gravísimos y sin duda lograste afectar mi vida, mi disciplina y al deporte, enormemente”, acusó.

Detalló que Alfredo Castillo, extitular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), no la ayudó cuando no fue inscrita por la Federación Mexicana de Esgrima a competencias internacionales, con los que perdió la oportunidad de participar en campeonatos mundiales.

“Todo tu equipo en Conade estaba especializado en la investigación; sin embargo, nadie buscó al culpable, nadie buscó la causa, simplemente fingieron que nada pasó. Fingieron que no perdí más de 15 años de mi vida en los que me preparé para unas olimpiadas que ustedes me quitaron en unos cuantos días”, detalló en el documento.

En cuanto refiere a Ana Guevara, actual titular de la Conade, le dijo que se quedó en el discurso.

“Prometiste ayudamos y lo creímos, pues conoces el valor del esfuerzo, del trabajo y del sudor; se te olvidó quienes somos los más vulnerables aquí; pensamos que querías dirigir y cambiar el deporte, no utilizamos para buscar una mayor proyección política”, abundó.

Pliego señaló que ante los atropellos e infamias de los que ha sido víctima por las autoridades deportivas mexicanas, ha decidido aceptar representar a otro país.

“Otro país que generosamente me ha abierto sus puertas; me ha ofrecido la oportunidad de luchar por mis sueños y objetivos, vistiendo sus colores con orgullo, como agradecimiento al haberme tendido la mano en un momento en el que veía todo perdido”, detalló sin indicar el país en específico.