Viejos problemas

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario


Victor Martínez Ceniceros

Tras el asalto a una oficina de gobierno, la autoridad local solicitó a la estatal, el envío de refuerzos policiales, así como un recorte en el horario de cierre de antros, porque sospechaban que los delincuentes se escondían ahí, confundiéndose entre los parroquianos. “¿No sería prudente se cerraran a las nueve?”, dice el escrito.

Los dueños se resisten, alegando un previo pago de horas extras, el cual debe respetarse. Suena familiar ¿verdad?, claro, ocurrió en Mexicali, pero… en el verano de 1908 (“Baja California government documents collection” UCSD, expediente 110).

Mexicali le debió buena parte de su desarrollo económico a comienzos del siglo XX, al dinero generado por el alcohol, drogas, apuestas, sexo. “The culture of sin”, la cultura del pecado, le llamaron al movimiento generado tras la prohibición de bebidas en Estados Unidos, una época en donde hasta los chinos sacaron ventaja, trasegando opio. De tal dimensión era el problema, que en el mismo 1908, crearon un reglamento de juegos (Curtis, J., 1995; Ruiz, L., 2016).

Que hoy romanticemos las historias del Tecolote, Al Capone, Gambrinus, Montecarlo, San Diego Bar, solo porque ocurrieron hace un siglo y de lejos parecen inofensivas, cuando seguramente dañaron a mucha gente, es otra cosa, así que no es momento de ponernos santurrones, porque quien desconoce su historia, está condenado a jamás encontrar soluciones.

La ciencia revela que la gente ha consumido productos estimulantes por placer o como paliativo, desde hace 50 mil años (“Archeological evidence for the tradition on psychoactive…” “The origins of cannabis smoking…”), pero cuando se hace como una salida a problemas económicos, como una forma de manejar la ansiedad resultado de la presión social, entonces, buena parte de la responsabilidad es de un gobierno, incompetente en brindar felicidad a sus gobernados.

Todo lo anterior es innegable, pero lo otro inocultable, es la falta de control gubernamental en la actualidad, la sospecha de asociación comercial entre algunos miembros de la administración con antreros, la incapacidad de mostrar una visión de gobierno, la lentitud en la reacción a los problemas, la frivolidad de políticos populacheros, cachavotos, que anteponen sus intereses y cuyos actos lastiman a una parte de la sociedad.

Aunque las condiciones para ver un movimiento social no violento en Mexicali, están ahí, los activistas más conocidos, no se caracterizan por utilizar el ingenio para desarrollar estrategias eficaces, a menos que alguien muy listo, con dinero y tiempo de sobra, decida participar, entonces sí, la gente del gobierno, no se la va acabar (“How to sharpen a nonviolent…”, “Social movements”, “Lessons from social…”, “How protests become…” “Why some movements…”, “The new role of…”, Canvasopedia.org).

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.